Chihuahua… ¿tierra de encuentro?

La crema del periodismo chihuahuense publicó ayer en primera plana lo siguiente:

Tarahumaras caníbales

Chomachi, Bocoyna. — Sin más razón que la de probar la carne, hace menos de 200 años los tarahumaras eran caníbales… hoy se ha descubierto, por fin, el lugar, el método y hasta su platillo favorito: las mujeres embarazadas.

En misas clandestinas celebradas en lo más recóndito de la Sierra Tarahumara, este grupo caníbal solía preparar su alimento en grandes cazos de barro que elaboraban para este fin, de esta manera, la comunidad de Chomachi, en el municipio de Bocoyna, surge a la luz como el hogar de los últimos tarahumaras caníbales registrados.

Historias que han ido pasando de generación en generación, sólo entre esta etnia, ratifican este hecho. Los pobladores cuentan cómo es que en una gran cueva situada en Chomachi hacían misas dirigidas por quien conocieron sólo como el padre Gasón.

Los relatos no explican si en realidad esta persona era un padre, pero sí quien mataba a lugareños utilizando armas de guerra.

[…]

Alguien debe odiar profundamente al pueblo tarahumara, y a su propia comunidad, para darle difusión a notas como ésta. ¿Esto es responsabilidad social? ¿Así se fomenta la tolerancia? ¿Éste es el camino hacia una sociedad donde se pueda convivir?

El Heraldo de Chihuahua nos regala una justificación más, tan irracional y fantástica como otras, para perpetuar la marginación y el estado de cosas. Como las otras veces, se golpea en donde es más fácil pegarle al pueblo mexicano: en su ignorancia. Ni el mestizo puede defenderse del asalto mediático sin fundamento, ni el rarámuri de la difamación racista disfrazada de «difusión de la ciencia».

Sé muy bien que aunque me encabrone, no tengo los elementos de valoración que cabría tener en cuenta para ponderar este atropello, y que en este artículo no paso de ser un inofensivo burgués indignado. ¿Dónde está la comunidad local de estudiosos que saque la cara, si no por justicia, cuando menos en defensa de la «ciencia»? ¿Será que la ENAH Chihuahua está de vacaciones?

Tonos para celular

Dado que la música de J. S. Bach la más longeva de la historia, puede usarse para trazar paralelismos inter época interesantes, y además sin emplear metodología racional alguna. Bueno, lo último no; eso lo incluí yo. Sigue leyendo

Tengo una piedra Maravillosa en el zapato

Ahora que Petra es una Maravilla Oficial, la tele se encargará de mostrar algunas imágenes y pergeñar algunas semblanzas con su acostumbrada calidad de monografía de secundaria. Ahora podré mostrar la piedra que mi amiga María me trajo de Petra (en agradecimiento a que le sugerí que visitara el sitio, hace algunos años). Sigue leyendo