Burger King se une a la causa ecológica y reparte hamburguesas en bicicleta

[ACTUALIZACIÓN 2012-11-12 07:58] La foto fue retirada a solicitud de la persona que la tomó. Al rato les hago un dibujito.

Eso apareció publicado en Facebook (con todas las reservas que eso implica: la verdad, me dio flojera confirmarlo en una fuente reputada, y para el caso, hasta me parece que hacerlo sería regalarle publicidad a los fabricantes de hamburguesas, cosa que no necesitan ni merecen. De cualquier manera, si no fuera cierto, en estos días y a estas horas, el que lo fuera sería una contradicción perfectamente lógica y posible: a unas cuadras de una sucursal de esta misma cadena, cierta concesionaria de automóviles, para hacer atractiva una camioneta de superlujo —de esas que son apreciadas por su capacidad de aislar del molesto mundo real a sus ocupantes—, es exhibida con una bicicleta de montaña —más bien de utilería— montada en el rack del techo, toldo o como se llame). Todo parece indicar que, hoy en día, los mercadólogos y publicistas entienden la eficiencia de la bicicleta no en términos mecánicos, sino financieros: por un costo mínimo, se puede untar en casi cualquier producto, y automáticamente eso lo vuelve mucho más apetecible a los ojos del consumidor moderno.

Al respecto, dice Don Amarguencio Contreras que, cuando menos la bicicleta de la foto, se parece a las que venden en Soriana, es decir, no sólo sin condimentos, sino con doble extra chafez (o sea, de calidad ínfima)… Y luego, ¿tendrán técnicos? ¿Preferirán invertir en su mantenimiento —que será tan frecuente como complicado, entre más corrientes sean los componentes—, o «arreglarlas» in-house, con aceite requemado de los aros de cebolla, alambrón y cinta para ductos? Los repartidores, ¿tendrán algún tipo de capacitación? Porque el casco no quita la impericia, ni lo imprudente, ni lo irresponsable —antes quién sabe si más bien sea al revés…

[NOTA:] Se dará reconocimiento especial a quienes compartan, en los comentarios, evidencias de lo anterior en la unidad mostrada (hagan click en la foto para verla en su tamaño original), además de las ya detectadas: [1] El desviador está chueco y probablemente sin la tensión adecuada, [2] las palancas de los frenos están en una posición absurda, [3] los cables de freno se ven como que… mal (corto el delantero, largo el trasero), etc. ¿Será que está recién desempacada? Eso no le quita que, en lo que a calidad de los componentes se refiere (por ejemplo, el crankset o juego de plato y bielas), aparente, a seis cuadras de distancia, una inadecuación total para un uso comercial intensivo.

¿De manera que el Rey de la Burgesía decidió ahorrarse unos pesos en esos detalles? Esperemos que si al paso de uno o dos meses su flota, o una repartidora —¡ojalá que eso no!—, ya está yonkeada, se reconozca que la culpa es del contador, o del de mercadotecnia, y no de los repartidores, o peor aún, del ciclismo como solución sustentable en general.

Aquí el bocado se me atora en la garganta (pásenme la soda):

Si se hace por mera mercadotecnia, ¿a quién beneficia —en los hechos— promover el ciclismo?

Algunos pensamientos encadenados. A lo mejor son de piñón fijo, porque la transmisión es directa, pueden pedalearse en reversa y no tienen frenos.

Raleigh Track Bike DL175 Bicycle Exploded Drawing from 1977 Raleigh Dealer Manual

Raleigh Track Bike DL175 bicycle exploded drawing from 1977 Raleigh Dealer Manual

  • Los accidentes (y otras calamidades de la vía) ocurren porque la gente (ciclistas, peatones y vehículos automotores) no están acostumbrados a convivir.
  • No están acostumbrados porque los automotores forman una aplastante (¿así, o más literal?) mayoría. Para equilibrar ese estado, debe haber más ciclistas.
  • Para que haya más ciclistas, es necesario promover el uso de la bicicleta extensivamente, y no intensivamente.
    • Se promueve el uso de la bicicleta intensivamente cuando los grupos pro-ciclismo se dedican preponderantemente (tal vez sin darse cuenta) a…
      • buscar mejorar las condiciones para los miembros del grupo (por ejemplo, ciclovías en la ruta a su oficina o a la universidad, y los miles de personas que van a las fábricas y talleres en las colonias periféricas, que la sufran), o…
      • que los que ya usan la bicicleta se vuelvan una especie de expertos en todo: seguridad, urbanismo, movilidad, mecánica, moda, equipo, medicina del deporte, leyes, etc.
    • Promover el uso de la bicicleta extensivamente significa buscar que más gente «normal», que nunca ha considerado usar la bicicleta en sus actividades rutinarias, lo haga. Para eso es necesario insistir (no entre los ciclistas, sino hacia el público en general), en…
      • lo irracional, ineficiente, nocivo (para la salud y para el ecosistema) y sobre todo caro (es donde más les duele) que es el uso indiscriminado del automóvil. Esto debe hacerse difundiendo, creativa y estratégicamente, información y datos duros, no bloqueando calles o chantajeando la emotividad de las buenas conciencias, y por otro lado, en…
      • lo fácil, seguro, barato, saludable y divertido que es andar en bicicleta. Aquí si parece haber un acuerdo: la mejor forma de convencerse es desempolvar la bicicleta y salir a la calle.
  • Una persona «normal» va a alejarse de las bicicletas cuanto le sea posible, y con justa razón, si percibe el ciclismo como una actividad…
    • exclusiva — sólo para adolescentes, jipis, jípsters, idealistas, estrellas de la farándula, ciclomensajeros, fixeros, ricos, pobres, deportistas, etc., y no para burócratas, amas de casa, estudiantes, rarámuri, dueños de changarritos, tus tías, etc.,
    • peligrosa — se requiere ir aislado del resto del tráfico para conservar la vida, y ni pensar en rodar si no se cuenta con todo un equipo de seguridad, como si se tratara de manejar desechos radioactivos,
    • difícil — que requiere habilidades circenses (un sentido sobrehumano del equilibrio, una condición física atlética, la capacidad de leer la mente y predecir el futuro, etc.), y sobre todo,
    • cara — no sólo hay que tener bicicleta, sino casco, ropa especial, ropa de seguridad, ropa para lluvia, luces, cámara, acción…
  • Entre menos personas «normales» usen la bicicleta, va a ser más difícil que nos acostumbremos a convivir, es decir, a compartir la vía responsablemente.
  • Si no aprendemos a convivir, va a seguir habiendo accidentes.

Conclusión:
Cuidado con lo que promueves: puede ser que estés dando el mensaje equivocado.

Para que haya menos accidentes, promueve el uso de la bicicleta, no del casco.

¿Quién es el señor (Jaime) López?

Cuando estaba buscando la letra de Alma de tabique, de Jaime López (por cierto: lo primero que encontré fueron documentos relacionados con la ingeniería… estamos mal), me salieron al paso algunos retazos de este muchachón, a quien he seguido muy de lejos desde que (yo) iba en secundaria. Con este cancionero me pasa lo contrario que con muchos otros: entre más enruquezco, más me sorprende, para bien. Y no sólo me refiero a cuestiones artísticas o rocanroleras: me acabo de enterar, por ejemplo, de que Jaime nació en Matamoros, Tamaulipas, y no en la Gran Defecatitlán, como podría suponerse.

Bueno —dirán ustedes—: cada quien es libre de nacer donde a uno le plazca, pero aquí la cuestión es otra: si ahora resulta que Jaime es paisano de Rodrigo González (que es de Tampico, Tamaulipas), la lógica se vuelve paradójica: ¿qué significa esto? Dos de los cancioneros-guitarreros urbanos que más y mejor han cantado desde y hacia la Ciudad de México (al lado tal vez de un don Salvador Flores Rivera), no sólo no son oriundos de esa ciudad, sino que nacieron ambos en el mismo estado, y con menos de cuatro años de diferencia. ¿Será cosa de ovnis? ¿O de la CIA? O bien, para usar la expresión de los científicos: ¿coincidencia o realidad?

Quisiera yo que llegara algún sabio ya difunto o que saliera un deus ex machina para explicar esta ingente interrogante cósmica, aparentemente irresoluble. Quien quiera, es libre de hacer sus propias conjeturas e investigaciones científico-filosóficas; nomás, por favor, compártalas con la banda, aunque no sea chilanga.

Aquí les dejo unos retazos de este buen hombre. No es ni lo mejor, ni lo peor, ni lo más representativo; todo fue cosechado casi al azar. Y tal vez eso lo haga más valioso. Pero también puede ser que no. Aquí está de todas formas.

«Si luego del 68, en vez de aceptar la llamada apertura democrática, el nuevo cine mexicano, peñas para la izquierda o CCH’s para encauzar a los marxistas perdidos, se hubieran generado cantinas, cafés, editoriales de libros y música, tendríamos otro ambiente social, cultural, político. Buenos ejemplos son países como Argentina, Brasil, España. En el País Vasco podrán acabar con la ETA, pero no con una cantinita etarra, que está tolerada porque han peleado por ella; ¿o por qué a pesar de Franco, en España se cerraban los bares hasta las tres de la mañana? Porque son parte de su cultura. Los argentinos, que siempre están en crisis, ¿por qué generan tanta música y vida nocturna? Brasil, que sufrió un régimen militar, ¿por qué responde con tan buena música?

En cambio aquí, a cualquier cosa le llaman espanto. Lo que aquí ha pasado es que los militares se han civilizado y los civiles se han militarizado. Los militares por lo menos están ubicados, uniformados y hasta políticamente controlados, mientras que ahora cualquier civil, o narco-civil, tiene armas de uso exclusivo del ejército, y no está controlado. Acá nos queremos inventar que realmente hubo una represión como en otros países sudamericanos, pero más bien la tenemos de otra manera, más sutil, que entre otras cosas se expresa en una represión de la vida nocturna. Por ello, al cantar en solitario, y no poder formar un grupo por razones más políticas que artísticas, me he visto convertido en un activista político involuntario.»

En entrevista de Patricia Peñaloza. La Jornada, 2005-01-27

La canción con la que participó en el Festival OTI de 1985, y gracias a la cual tuvo la honra de quedar en último lugar, con una calificación de 0 (cero): Blue Demon blues. Y un gracioso video creado por un editor de YouTube.

—¿A través de tu propia burocracia, te has logrado convertir en jefe de ti mismo?
—Sí, aunque la relación obrero paternal ya era muy severa, sólo que nada más veía la parte obrera. Ahora veo la paternal. Esa interrelación obrero paternal me ha vuelto fuerte, audaz y valiente. Recuerda que Venus Rey también se apellidaba López.
—No cabe duda que López en vivo siempre es mejor.
—La importancia de llamarse Ernesto ahora es la desgracia de apellidarse López. Pero yo no la cago muy seguido: no soy tan obrador.

En entrevista de Ricardo Guzmán Wolffer (La Jornada Semanal, 2005-07-31). O buena parte de esta charla es muestra de un talento excepcional con el lenguaje, o que Café Tacvba no venda ni un ejemplar de su próxima grabación. Desde luego, el triple sentido sólo podrá entenderlo alguien que haya seguido la vida política de México alrededor de la elección presidencial pasada.

¿Les parece bien otro video creado por un youtubense? Esto es Por cigarros a Hong Kong, con Eulalio González «Piporro»:

Si quieren saber más, ya saben que pueden zarpar de la Wikipedia (en español), que no se raja. Si quedaron con la impresión de que todo lo que sabe hacer este hombre es sacar la risotada, no dejen de darle una washada (insisto) a la letra de Alma de tabique, que acabo de publicar.

Y me voy porque ya es tarde.

Alma de tabique / Jaime López

Tirada ahí, la ve el amanecer. Le sale el pavimento por la piel y se desnudan sus huesos.

Al fondo del zapato sin tacón, el taloneo de la luz neón rechina como esqueleto.

Cacho a cacho, ya se va despellejando, como la pared: con alma de tabique, al más allá…

El sol escupe su limosna cruel por la banqueta, en fiebre de oropel. Luzbel le lame los labios.

Le queda aún el bolso de charol y el monedero, aún con un listón, (la boca calla callado).

Grieta a grieta, ya se va resquebrajando, como la pared: con alma de tabique, al más allá…

(La lepr’el náilon) le perfora el ser; sus piernas se derriten, y a la vez, se van a la alcantarilla.

De la peluca asoma ya su edad: la cabellera luce un gris mortal cuando se apaga su esquina.

Paso a paso, ya se va desmoronando, como la pared: con alma de tabique, al más allá…

Mi sombra sangra desde la pared, se escurre como pinta de bilé… y voy siguiendo su huella.

Tirada ahí, la vela el arrabal, y en cuanto ladra un viento sepulcral, la noche avienta monedas.

Beso a beso, ya se va destartalando, como viejo hotel: con alma de tabique, al más allá…!

Maldito Albert Pla

Se me ocurrió buscar en la Web la letra de Maldita ciudad, porque había una parte en la que no estaba seguro de haber entendido correctamente el castellano de Albert Pla. Mala idea. Ahora no sé si me topé con una mala transcripción o si sencillamente estoy a un paso (hacia adelante o hacia atrás) de ser un teporocho indigente. Sigue leyendo

Aprenda cómo no andar en bicicleta

Se dice convencionalmente que la prostitución es el oficio más antiguo. Yo propongo que el de mensajero ciclista es el más nuevo (poco más de 100 años): el último oficio verdaderamente humano, integral, transformador, que creó el hombre. Bueno, ése, y diseñar páginas web (no tengo que explicar que el último es un comentario irónico, ¿verdad?). De ahí en adelante, todo se fue al demonio. Sigue leyendo