¿Quién es el señor (Jaime) López?

Cuando estaba buscando la letra de Alma de tabique, de Jaime López (por cierto: lo primero que encontré fueron documentos relacionados con la ingeniería… estamos mal), me salieron al paso algunos retazos de este muchachón, a quien he seguido muy de lejos desde que (yo) iba en secundaria. Con este cancionero me pasa lo contrario que con muchos otros: entre más enruquezco, más me sorprende, para bien. Y no sólo me refiero a cuestiones artísticas o rocanroleras: me acabo de enterar, por ejemplo, de que Jaime nació en Matamoros, Tamaulipas, y no en la Gran Defecatitlán, como podría suponerse.

Bueno —dirán ustedes—: cada quien es libre de nacer donde a uno le plazca, pero aquí la cuestión es otra: si ahora resulta que Jaime es paisano de Rodrigo González (que es de Tampico, Tamaulipas), la lógica se vuelve paradójica: ¿qué significa esto? Dos de los cancioneros-guitarreros urbanos que más y mejor han cantado desde y hacia la Ciudad de México (al lado tal vez de un don Salvador Flores Rivera), no sólo no son oriundos de esa ciudad, sino que nacieron ambos en el mismo estado, y con menos de cuatro años de diferencia. ¿Será cosa de ovnis? ¿O de la CIA? O bien, para usar la expresión de los científicos: ¿coincidencia o realidad?

Quisiera yo que llegara algún sabio ya difunto o que saliera un deus ex machina para explicar esta ingente interrogante cósmica, aparentemente irresoluble. Quien quiera, es libre de hacer sus propias conjeturas e investigaciones científico-filosóficas; nomás, por favor, compártalas con la banda, aunque no sea chilanga.

Aquí les dejo unos retazos de este buen hombre. No es ni lo mejor, ni lo peor, ni lo más representativo; todo fue cosechado casi al azar. Y tal vez eso lo haga más valioso. Pero también puede ser que no. Aquí está de todas formas.

«Si luego del 68, en vez de aceptar la llamada apertura democrática, el nuevo cine mexicano, peñas para la izquierda o CCH’s para encauzar a los marxistas perdidos, se hubieran generado cantinas, cafés, editoriales de libros y música, tendríamos otro ambiente social, cultural, político. Buenos ejemplos son países como Argentina, Brasil, España. En el País Vasco podrán acabar con la ETA, pero no con una cantinita etarra, que está tolerada porque han peleado por ella; ¿o por qué a pesar de Franco, en España se cerraban los bares hasta las tres de la mañana? Porque son parte de su cultura. Los argentinos, que siempre están en crisis, ¿por qué generan tanta música y vida nocturna? Brasil, que sufrió un régimen militar, ¿por qué responde con tan buena música?

En cambio aquí, a cualquier cosa le llaman espanto. Lo que aquí ha pasado es que los militares se han civilizado y los civiles se han militarizado. Los militares por lo menos están ubicados, uniformados y hasta políticamente controlados, mientras que ahora cualquier civil, o narco-civil, tiene armas de uso exclusivo del ejército, y no está controlado. Acá nos queremos inventar que realmente hubo una represión como en otros países sudamericanos, pero más bien la tenemos de otra manera, más sutil, que entre otras cosas se expresa en una represión de la vida nocturna. Por ello, al cantar en solitario, y no poder formar un grupo por razones más políticas que artísticas, me he visto convertido en un activista político involuntario.»

En entrevista de Patricia Peñaloza. La Jornada, 2005-01-27

La canción con la que participó en el Festival OTI de 1985, y gracias a la cual tuvo la honra de quedar en último lugar, con una calificación de 0 (cero): Blue Demon blues. Y un gracioso video creado por un editor de YouTube.

—¿A través de tu propia burocracia, te has logrado convertir en jefe de ti mismo?
—Sí, aunque la relación obrero paternal ya era muy severa, sólo que nada más veía la parte obrera. Ahora veo la paternal. Esa interrelación obrero paternal me ha vuelto fuerte, audaz y valiente. Recuerda que Venus Rey también se apellidaba López.
—No cabe duda que López en vivo siempre es mejor.
—La importancia de llamarse Ernesto ahora es la desgracia de apellidarse López. Pero yo no la cago muy seguido: no soy tan obrador.

En entrevista de Ricardo Guzmán Wolffer (La Jornada Semanal, 2005-07-31). O buena parte de esta charla es muestra de un talento excepcional con el lenguaje, o que Café Tacvba no venda ni un ejemplar de su próxima grabación. Desde luego, el triple sentido sólo podrá entenderlo alguien que haya seguido la vida política de México alrededor de la elección presidencial pasada.

¿Les parece bien otro video creado por un youtubense? Esto es Por cigarros a Hong Kong, con Eulalio González «Piporro»:

Si quieren saber más, ya saben que pueden zarpar de la Wikipedia (en español), que no se raja. Si quedaron con la impresión de que todo lo que sabe hacer este hombre es sacar la risotada, no dejen de darle una washada (insisto) a la letra de Alma de tabique, que acabo de publicar.

Y me voy porque ya es tarde.

Anuncios

Alma de tabique / Jaime López

Tirada ahí, la ve el amanecer. Le sale el pavimento por la piel y se desnudan sus huesos.

Al fondo del zapato sin tacón, el taloneo de la luz neón rechina como esqueleto.

Cacho a cacho, ya se va despellejando, como la pared: con alma de tabique, al más allá…

El sol escupe su limosna cruel por la banqueta, en fiebre de oropel. Luzbel le lame los labios.

Le queda aún el bolso de charol y el monedero, aún con un listón, (la boca calla callado).

Grieta a grieta, ya se va resquebrajando, como la pared: con alma de tabique, al más allá…

(La lepr’el náilon) le perfora el ser; sus piernas se derriten, y a la vez, se van a la alcantarilla.

De la peluca asoma ya su edad: la cabellera luce un gris mortal cuando se apaga su esquina.

Paso a paso, ya se va desmoronando, como la pared: con alma de tabique, al más allá…

Mi sombra sangra desde la pared, se escurre como pinta de bilé… y voy siguiendo su huella.

Tirada ahí, la vela el arrabal, y en cuanto ladra un viento sepulcral, la noche avienta monedas.

Beso a beso, ya se va destartalando, como viejo hotel: con alma de tabique, al más allá…!

Maldito Albert Pla

Se me ocurrió buscar en la Web la letra de Maldita ciudad, porque había una parte en la que no estaba seguro de haber entendido correctamente el castellano de Albert Pla. Mala idea. Ahora no sé si me topé con una mala transcripción o si sencillamente estoy a un paso (hacia adelante o hacia atrás) de ser un teporocho indigente. Sigue leyendo

  • Calendario

    • noviembre 2017
      L M X J V S D
      « Nov    
       12345
      6789101112
      13141516171819
      20212223242526
      27282930  
  • Buscar