Depresión en México (Mexico wins!)

¿Se siente usted deprimido?
Siga leyendo.

¿Es mexicano?
Bueno, eso explica parte del problema.

Para esos momentos en que sienta que ni siquiera el sentido contrario tiene sentido, hé aquí un video que le devolverá la confianza en la bandera tricolor, en los mexicanos y hasta en el PRI. Sí, está en inglés, pero creo que no es difícil descubrir el meollo del asunto. Véalo cuantas veces sea necesario hasta que, espontáneamente, empiece a brotar de su ronco pecho, en crescendo, el sonoro rugir del

Mé-xi-co, Mé-xi-co, MÉ-XI-CO…!

Y recuerde: Puede ser que las cosas vayan de mal en peor. Pero hace falta un pesimista para no ver el lado positivo de esa situación: ¡actualmente vivimos en el mejor de los mundos posibles!

El video es legítimo: no es la representación de un chiste del tipo «estaban unos canadienses, unos gringos y unos mexicanos en un concurso de Geografía, cuando…». Lo de más arriba, por otro lado, no pasa de ser una broma más o menos macabra. Si por el contrario, se siente usted insoportablemente feliz, lea este reporte de Ángeles Cruz Martínez para La Jornada, fechado en febrero del 2005 (es la primera de dos partes, lea la segunda aquí). Un extracto:

Al menos 40 por ciento de la población económicamente activa está deprimida, según una especialista del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social.

La alerta es generalizada, advierten los especialistas, por el estilo de vida de un sistema globalizado en el que imperan el estrés, las dificultades económicas, el desempleo, la violencia, entre otros fenómenos sociales. Todos ellos necesariamente afectan y atentan contra la unidad de las familias. De manera particular están en riesgo sus miembros más vulnerables: los niños, muchos de los cuales llegarán a la edad adulta también afectados por la depresión y la consecuente disminución de sus capacidades físicas, emocionales e intelectuales.

Las evidencias sobre el incremento de la depresión en el mundo llevaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a modificar la forma de expresión del impacto de las enfermedades en la sociedad para dejar de observarlas con base en el número de muertes que ocasionan, enfocándose, en cambio, en la pérdida de vida saludable, traducida como el abandono del empleo o la escuela, la desintegración familiar y la violencia dentro y fuera de la familia.

Mientras en el año 2000 la depresión se ubicó en el cuarto lugar en la tabla de enfermedades causantes de discapacidad, después de las infecciones respiratorias bajas, las condiciones perinatales y el VIH/SIDA, la OMS calcula que en 2020 ocupará el segundo sitio, sólo detrás de las enfermedades isquémicas cardiacas.

En otras palabras, hoy estamos mejor que dentro de diez años. ¿Verdad que ya se siente mejor?

MEXICO WINS!

Anuncios